15 mar. 2008

DÍA DE ENERO

Te conocí un día de enero,
con la luna en mi nariz.
Y como ví que eras sincero,
en tus ojos me perdí.
Que torpe distracción,
y que dulce sensación.
Y ahora que andamos por el mundo
como Eneas y Benitin,
ya te encontré varios rasguños
que te hicieron por ahí.
Pero mi loco amor,
es tu mejor doctor.
Voy a curarte el alma en duelo,
voy a dejarte como nuevo.
Y todo va a pasar,
pronto verás el sol brillar.
Tú más que nadie, mereces ser feliz.
Ya vas a ver,
como van sanando
poco a poco tus heridas.
Ya vas a ver,
como va la misma vida
a decantar, la sal
que sobra del mar.
Y aunque hayas sido un extranjero
hasta en tu propio país,
si yo te digo;¿qué dices tu?
Tu aún dices ¿que decís?
Y lloras de emoción,
oyendo un bandoneón.
Y aunque parezcas despistado
con ese caminar pausado,
conozco la razón,
que hace doler tu corazón.
Por eso quise,
hacerte esta canción.
Ya vas a ver,
como van sanando
poco a poco tus heridas.
Ya vas a ver,
como va la misma vida
a decantar, la sal
que sobra del mar...

LOS ANGELES EXISTEN

Están contigo cuando los necesitas, bañando cada instante de tu vida con esperanza, cobijan tu sueño con el más puro aroma de la armonía. Perfuman tu vida con la fragancia de la paz. Te llevan a un mundo lleno de ilusiones…
Están contigo cuando los necesitas, bañando cada instante de tu vida con esperanza, cobijan tu sueño con el más puro aroma de la armonía. Perfuman tu vida con la fragancia de la paz. Te llevan a un mundo lleno de ilusiones. Son la ternura y el amor personificados. Son mucho más que una energía. Te enseñan a extender tus alas y te ayudan a volar hasta tus metas. Te enseñan a vivir el presente porque el mañana es incierto. Con ellos aprendes a disfrutar tanto a la pregunta como a la respuesta, la soledad como la compañía, el llanto como a la risa, porqué forman parte de nuestra vida y son los detalles que hacen que cada día sea diferente. Están contigo para compartir la alegría de tus logros y nunca te abandonan en tus fracasos porque saben que es cuando más los necesitarás. Algunos los llaman amigos, novio, compañero, mamá, papá… En realidad son personas que cuando llegan a tu vida dejan sus huellas impregnadas a tu alma, sus latidos en tu corazón y el brillo en tu mirada. Personas capaces de amar incondicionalmente, capaces de llenar el inexorable minuto con 60 segundos, personas que sienten, que lloran, que ríen, que disfrutan el aire. Seres que comprenden lo mágico que es ver el primer rayo de Sol y viven la vida intensamente. Pero cuando se van nunca jamás vuelves a ser el mismo, te faltan lágrimas en los ojos y te sobran los suspiros. Yo prefiero llamarlos ángeles y esta carta es para cada uno de ellos.


Texto;Kiry. Música;Silvio Rodríguez