5 feb. 2009

¿Optimista o pesimista?.


No sé, si te habrás preguntado alguna vez, en que bando te encuentras. Yo últimamente estoy notando que nos está invadiendo a toda la sociedad una oleada de pesimismo. Intento indagar sobre quién o quienes podrán tener la culpa de ésta situación; si la economía, los alarmantes medios de comunicación, el gobierno,...Y llego a la conclusión de que podemos estar muy influenciados por éstos hechos, pero que el principal o principales culpables de nuestro pesimismo somos nosotros mismos. Nuestra falta de interés y de proyectos ante la vida y ante nuestros semejantes, que es lo que hace que vayamos desiluionandonos poco a poco.
También en muchas ocasiones nos apegamos a esquemas verbales, que van haciendo que nos creemos una situación que no es la real, tales como; ¡Vamos tirando!, ¡podíamos estar peor!, ¡menos mal!,...cuando en realidad no existe ningún motivo de queja en nuestras vidas.
Un día leí, que la felicidad es un estado natural del ser humano y que por el contrario el pesimismo lo creamos nosotros; bien por ser víctimas de condicionamientos heredados o por carecer de un proyecto de vida.
Por lo que debemos de dejar esas creadas cargas negativas a un lado, y dejarnos de contagiar de esa gripe llamada pesimismo. Comienza mañana con tu actitud, tus comentarios, tus pensamientos,...y verás como todo es un estado mental. Yo ya encontré hace tiempo el antídoto, aunque a veces lo extravíe por los cajones de casa.
Para mi mañana hará un sol estupendo al salir a la calle, y si por el contrario lloviera, estrenaré mi bonito paraguas bajo la espléndida lluvia.
Y después de lo hablado; ¿pesimista o optimista?.