23 mar. 2008

CONSUMO DESMESURADO

¿ERAN EINSTEIN Y OTROS AUTISTAS?


Ha aparecido recientemente un estudio en el que se afirmaba que Newton y Albert Einstein podían haber tenido una forma de autismo leve, el síndrome de Asperger. Este transtorno, para los que no lo conozcais se caracteriza por el mísmo tipo de déficit cualitativo de la interacción social propia del autismo, además de un repertorio restringido, estereotipado y repetitivo de actividades e intereses.

De igual forma, se rumorea que Bill Gates también tiene este trastorno.
Simon Beron-Cohen, experto en autismo, es el autor del estudio en el que se conjetura sobre la posibilidad de que Newton y Einstein tuvieran este síndrome, a pesar de que admite que es imposible establecer un diagnóstico definitivo de personas que ya han muerto.
Isaac Newton, autor de la teoría de la gravitación universal, parece que es un caso clásico ya que se centraba en su trabajo de tal forma que a veces se olvidaba de comer, contaba con pocos amigos y tenía un temperamento malo.

Albert Einstein, 'padre' de la teoría de la relatividad, fue un niño solitario que repetía frases obsesivamente hasta que tuvo siete años. Leía de una forma muy confusa. A pesar de que tuvo numerosos amigos, se enamoró muchas veces e incluso trató temas políticos, comportamientos atípicos para el autismo, algunos expertos piensan que otras de sus características, como la torpeza física, se correspondían con el diagnóstico propio del síndrome de Asperger.
Mercedes Belinchón, doctora en Psicología y profesora de esta materia en la Universidad Autónoma de Madrid, explica que «este síndrome es un trastorno del desarrollo que se manifiesta en tres ámbitos del funcionamiento: las interacciones sociales, la comunicación y el lenguaje y las habilidades o capacidades de ficción e imaginación».La característica principal de esta alteración es que durante los tres primeros años de vida no se produce retraso cognitivo, es más, los niveles de funcionamiento intelectual son normales o altos.
Esta psicóloga, junto con otros expertos, está llevando a cabo un estudio, financiado por la Fundación ONCE y denominado 'Diagnóstico, funcionamiento psicológico y necesidades de las personas con síndrome de Asperger' porque «en este momento estos sujetos son los grandes desconocidos y los que menos apoyos estructurales están recibiendo».
En su opinión, «no me acaba de encajar la definición clínica de este síndrome con lo que conozco de Bill Gates, otra cosa es que tenga un patrón de comportamiento que se parezca a un trastorno leve del autismo».
«El éxito profesional no depende sólo del nivel de inteligencia, que suele ser alto en este trastorno, sino de habilidades que permiten funcionar dentro de un grupo y de las que carecen las personas afectadas por este síndrome», explica Mercedes Belinchón y añade que «ser muy bueno en matemáticas no es lo más importante».Sus dificultades sociales, emocionales y comunicativas les hace complicado el acceso al trabajo.Estas características son una barrera para la integración académica, social y laboral.
No obstante, hay personas con este síndrome que alcanzan una adaptación social bastante buena, como es el caso de Temple Grandin, profesora asociada en la Universidad de Ciencia Animal de la Universidad de Colorado y famosa diseñadora de maquinaria para el ganado. Ella explica que «pienso en imágenes, las palabras son un segundo lenguaje para mí, cuando alguien me habla inmediatamente traduzco sus frases en imágenes». Algo que, según su opinión, le ha facilitado su labor profesional.
A pesar de esta impresionante carrera, esta diseñadora no ha podido deshacerse de las huellas que el síndrome de Asperger ha dejado en su comportamiento. Su voz es estridente, la entonación poco habitual, los gestos de su cara habitualmente no concuerdan con lo que está hablando y su mirada es rara.
«La mayor parte de la gente con este síndrome encuentra muy difícil establecer una conversación casual», explica el Dr. Baron-Cohen. «La patología puede originar que estas personas tengan depresiones o se suiciden —ya que de adultos son conscientes de su enfermedad—, por este motivo si podemos encontrar alguna forma de facilitarles las cosas, sería muy valioso».