19 abr. 2010

EL PAPEL ARRUGADO


Mi carácter impulsivo me hacía reventar en cólera a la menor provocación.
La mayor parte de las veces, después de uno de estos incidentes,
me sentía avergonzada y me esforzaba por consolar a quien había dañado.
Un día una persona a quien tuve que dar excusas después de una explosión de ira,
me entregó un papel liso.
Y entonces me dijo: “Estrújalo.”
Asombrada, obedecí e hice una bola con el papel.
Luego me dijo: “Ahora déjalo como estaba antes.”
Por supuesto que no pude dejarlo como estaba.
Por más que traté, el papel quedó lleno de arrugas.
Entonces esa persona dijo: “El corazón de las personas es como ese papel.
La impresión que dejas en ese corazón que lastimaste será tan difícil de borrar como esas arrugas en el papel. Aunque intentemos enmendar el error, ya estará marcado’ ”.
Por impulso no nos controlamos y sin pensar arrojamos palabras llenas de odio y rencor y luego, cuando pensamos en ello, nos arrepentimos. Pero no podemos dar marcha atrás, no podemos borrar lo que quedó grabado. Y lo más triste es que dejamos “arrugas” en muchos corazones.
Autor; Desconocido