25 mar. 2009

La gente que quiero...y que conozco.


Dicen... que unos son tan altos como las estrellas,
y que otros, sin embargo, miden pocos centímetros.

Dicen... que algunos tienen esbeltas figuras,
y que por el contrario otros, tienen algunos Kilitos de felicidad.

Que muchos... tienen un carácter que arrasa por donde pasan,
y que otros en cambio, son tan sensibles y dulces, como un algodón de azúcar.

Comentan que otros...están viviendo siempre en lo alto de una nube,
y que otros muchos... tienen siempre los pies, bien apoyados en el suelo.

Pero para mí, toda la gente que quiero... es perfecta. De cualquiera de éstas personas destaco sus mejores cualidades, y son éstas, las que no me hacen pensar en sus posibles defectos, defectos que a la vez los hacen únicos y por tanto diferentes. Yo también tengo muchos defectos, y desearía, por tanto, que la gente aprendiera a valorar más, lo mejor de lo que cada uno llevamos dentro.

La gente que quiero...duplica mis alegrias y divide mis angustias por la mitad.
(Francis Bacon).